Caracas|Miércoles, enero 17, 2018
>
Usted se encuentra en: Home » Opinión » Rendirán cuenta, y es pronto
  • Siguenos

Rendirán cuenta, y es pronto 

tsj-1

 

Consustancial a la democracia y esencia de la administración pública es la rendición de cuenta. El gerente o administrador de la cosa pública regenta y gobierna no a título personal, el tesoro que gestiona, el dinero y bienes que dispone no son suyos, ni siquiera un poquito o más que lo que corresponde a sus conciudadanos; sobre esos bienes tiene tanto derecho, pero no más, que cualquier otro connacional.

 

En los regímenes totalitarios, y particularmente en los socialistas-marxistas, los gobernantes -entiéndase dictadores- disponen de lo público como si fuera de ellos, se ofenden si hablamos de rendición de cuenta, de informar lo hecho o no hecho; para ellos transparencia es una mala palabra. Entonces que lo sepan de una vez, que escuchen ya esta grosería: Maduro, usted rendirá cuenta de sus desafueros, como lo harán quienes con usted, desde el Ejecutivo u otra rama del Poder Público, deciden o dejan de decidir en perjuicio del mandante, del pueblo soberano hoy convertido en súbdito y víctima. Ya basta, rendirán cuenta y es pronto.

         Los días que vivimos claman cambio y exigen transformar el presente de ruina y pobreza, por un nuevo día de prosperidad. Este 2016 es el último año de los 17 convertidos en tragedia, engaño, robo y corrupción, 17 años de mentiras y promesas incumplidas como nunca, más que nunca.

         Mentira de los rojos del cogollo que nos gobierna -por lo cual también rendirán cuenta- es ocultar su condición de comunistas y marxistas, autocalificándose de socialistas, término que consideran más propicio para el engaño. Mantener al pueblo pobre e ignorante es garantía para su permanencia en el poder. Transcribo a continuación a Mao Tse-Tung, en discurso de 1957 a estudiantes revolucionarios. Seguro que esta frase resultará conocida a quien lee estas reflexiones, tal vez la escuchó parecida en otros labios: “Nuestra China tiene dos cosas: una, la pobreza; la otra, la ignorancia…Los chinos son analfabetos. El nivel de vida es muy bajo y el nivel educativo también. Nuestra revolución se sostiene sobre esos dos pilares. Si China se convierte en un país próspero y alcanza un nivel de vida como los del mundo occidental, la gente no querrá la revolución”.

         Pobreza e ignorancia son el caldo de cultivo del socialismo marxista. Después de ya casi 60 años de “revolución” cubana, la pobreza continúa; la ignorancia y el aislamiento para el cultivo de esta, sigue siendo la norma. Esa frase de Mao recuerda al insensato Héctor Rodríguez, indigno Ministro de Educación y hoy indigno diputado, quien fue capaz desde la cartera ministerial encargada de forjar nuevos ciudadanos, hombres preparados y educados para el desarrollo y el cambio, decir que “no es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos”. No han sacado a los pobres de la pobreza, 17 años luego los pobres son más pobres; 17 años más tarde, ya no hay clase media, queda una media clase más golpeada que pocillo‘e loco.

Los del cogollo del régimen de estos 17 años rendirán cuenta por haber acabado con la clase media y por haber hecho más pobres a los pobres. Rendirán cuenta por el enriquecimiento grosero de unos pocos de la cúspide gobernante, en detrimento de la mayoría empobrecida. Rendirán cuenta de la quiebra de más de ocho mil empresas que generan pobreza, escasez e inflación, todo querido y buscado en el afán de doblegarnos, de hacer más efectiva la fuerza de la bolsa de comida para acallar al ciudadano, atemorizándolo con el hambre, apretándolo por la barriga.

Por supuesto que Maduro le tiene pánico al revocatorio, sabe él de la revolcada que va a recibir, por eso lo evade inconstitucionalmente, pone a su servicio al CNE y al TSJ para evitar lo inevitable, porque está escrito, este es el año del cambio, Nicolás se va, porque se va, el pueblo lo quiere así, y ya no es tan solo el pueblo venezolano que sueña desde las trincheras de la alternativa democrática, sino también de aquel que en su momento creyó en Chávez y en la revolución, y que hoy siente vergüenza del incapaz y corrupto que nos mal gobierna. Rendirán cuenta, y es pronto. 

PACIANO PADRÓN

Teléfonos: (0212) 482-4569 y (0414) 328-1848

E-Mail: pacianopadron@gmail.com

Comentarios