Caracas|Viernes, enero 19, 2018
>
Usted se encuentra en: Home » Opinión » La olla de presión por Elias Sayegh Franco
  • Siguenos

La olla de presión por Elias Sayegh Franco 

Elias-Sayegh
En la Venezuela de hoy se viven altas tensiones. Por un lado, está un grupo en el poder cuyo único objetivo es conservarlo “como sea”; del otro lado, una inmensa mayoría empobrecida que está pasando trabajo, como nunca antes, para conseguir productos de primera necesidad, que está azotada por el hampa y cuyos salarios no alcanzan para tener una vida digna.
Como se puede evidenciar, las realidades de estos dos grupos son muy distintas. Quienes están en el poder solo se han visto afectados por los escándalos que ellos mismos han generado: corrupción, narcotráfico‎, compra de jueces y fiscales, entre otros. Han abusado del poder de forma tan obscena que ya no pueden esconder el desastre.
Por otro lado, la inmensa mayoría de los venezolanos están con el agua al cuello. Las constantes devaluaciones del Bolívar y la errática política económica del gobierno han acabado con el ingreso del pueblo. Los venezolanos somos cada vez más pobres.
La situación está llegando al nivel de desesperación colectiva. En estos días, presencié una cola en la que un señor mayor insultó y casi agredió físicamente a una señora porque ella se le adelantó en la fila para hacerle una pregunta a la cajera. Otro día, vi como casi linchan al encargado de un establecimiento porque no quiso vender la mercancía que estaba llegando directamente del camión, ya que tenía que hacer primero el inventario. También he visto cómo a una madre le piden la partida de nacimiento de su bebé para venderle un solo paquete de pañales. Por donde uno vaya encontrará sucesos insólitos que son evidencia del nivel de conflictividad que se vive en el país.
Todo este clima ha hecho que las elecciones del 6D cobren mayor importancia. Estos comicios se han convertido en una válvula de escape a toda esa rabia contenida por un pueblo indignado que sabe que el país está mal y quiere cambio. Tal como pasa en una olla de presión, si se cierra la válvula de escape la olla estalla. Es por eso que el gobierno, sabiéndose minoría, no ha suspendido el evento electoral.  De la misma forma, si el gobierno pretende alterar los resultados y colocarse como ganadores del proceso, estaría tapando la válvula de escape de la olla de presión y ésta explotaría.
 
Estas elecciones son una de las últimas oportunidades pacíficas, por no decir la última, para salir de la crisis política que vive el país. Una vez resuelta la crisis política se podrá salir de la crisis económica, social y moral. Antes, no.

Comentarios